Los info productos son una realidad y llegaron para quedarse.  Muchos emprendedores, empresarios veteranos, profesionales o aficionados, han creado productos que mercadean a través del internet y las redes sociales, cuyo contenido es puramente informativo. ¿Cómo hacer dinero por Internet?, ¿Cómo bajar de peso sanamente?, ¿Cómo escribir tu primer libro?, etc., etc.  El fácil acceso a la tecnología y a medios de expresión, el poder llegar a un público sin fronteras, y la apertura de poder hablar o escribir de casi cualquier tema, hace posible, conveniente y recomendado la creación de info productos.

 El éxito de los info productos estriba en permitirle al autor mantener una audiencia, que responde a un interés particular, que quiere recibir adiestramiento e información constante y actualizada. Le permite al autor, concentrarse en su tema, en el público al que le interesa su tema, generar clientes, exponer sus conocimientos, y en muchas ocasiones cambiar la vida de varios de los que le siguen. ¡Es genial!

El éxito del consumidor generalmente depende de cómo utilice la información por la que paga.  Éxito llevan un asterisco (*), con la siguiente nota: Si sigue las instrucciones, si pone empeño y dedicación, si aprende las lecciones, si utiliza los materiales, herramientas y foros correctos, si compra el producto con una idea clara de lo que recibirá y si posee el talento.

Muchos autores de info productos olvidan o desconocen la importancia de acorazar su producto con una buen política, que les garantice, en principio,  dos cosas:

  1. Que el consumidor tenga claras las especificaciones, expectativas y procedimientos. Es decir, que puede y que no puede esperar.
  2. Estar cubiertos en casos de reclamaciones, problemas, inconveniencia y controversias.

Es la falta de políticas completas, actualizadas y ajustadas a tu negocio particular, lo que tornan las historias de los autores, en cuentos de terror, que hasta poner en riesgo el negocio. Las políticas de tu página de ventas, o mercadeo, son tu contrato con el consumidor.  ¿Venderías tu trabajo sin un contrato confiable? Yo, NO.

Vamos a partir de la premisa, de que la página de Internet en la que vendes tu info producto y cada una de tus páginas tienen sus políticas, (si esta premisa está errónea, empezamos mal).  A diferencia de una política para “blog”, una página de ventas debe contener políticas que protejan las transacciones comerciales entre el autor y el consumidor, que establezcan la responsabilidad de cada parte y que relacione esta con los resultados deseados, y claro, cuales son las garantías ofrecidas, si alguna.

Por eso, hoy te escribo sobre 3 Cláusulas Esenciales en las Políticas de tu Info Producto.

  1. La política debe ser específica en el detalle del contenido del info producto. El consumidor debe saber que compra, que incluye, que actualizaciones, seguimientos, consultas, asistencia, materiales y componentes tendrá a su disposición.  Si no está descrito, no pueden solicitarlo, al menos por el mismo precio.  Si tu producto tiene diferentes paquetes, con diferente contenido, cada paquete debe estar descrito con sus especificaciones.  Si ofreces algún “give away” o componente gratis, debes incluir las especificaciones también, sobre todo si es por tiempo o acceso limitado.  Esto es el objeto del contrato, la razón por la que las partes entran en acuerdo y si no está completo o adolece de errores, se puede invalidar el acuerdo. OJO – No olvides incluir los precio.
  2. Los resultados de cada consumidor pueden convertirse en su dolor de cabeza, o en su mejor testimonio. Es importante que las políticas especifiquen que debe hacer y no hacer el consumidor para obtener los resultados deseados, que deben ser los mismos promocionados. Esta guía, no debe ser sustituida por un “uno a uno” con el consumidor, ni debe ser verbal.  Tiene que estar escrita y accesible al consumidor desde antes de la compra.  Es importante que el autor  especifique los resultados que son deseados y los diferencie de los garantizados.  Un resultado deseado, es el que de seguir las directrices específicas, el consumidor experimentará y depende en gran medida de su interacción con el producto. Una garantía, es una seguridad que ofreces al consumidor, de que invariablemente algo ocurrirá.  Puede depender de la interacción del consumidor con el producto en cierta medida, pero no en su totalidad.

Por ejemplo: un resultado deseable es generar una ganancia como producto de la aplicación de estrategias contenidas en un info producto, sobre inversión en la bolsa de valores. Una garantía de satisfacción, le indica al consumidor que siempre que consuma según las instrucciones el resultado será igual y satisfactorio. Siempre recomiendo el uso de resultados deseados, y las garantías, con una buena política que especifique cuando aplicará, que se garantiza, de que dependerá y que remedios existen si fallara el producto.  OJO- una promoción de garantías, sin una política de garantías es muy peligroso.

  1. Los derechos de autor TIENEN que protegerse. Muchas personas piensan que como están vendiendo el producto, osea, recibiendo dinero a cambio, pierden derechos de autoría o no tienen remedios para evitar que les copien el info producto.  Eso no es así.  Monet o Van Gogh no pierden los derechos de autoría por vender sus pinturas, tampoco cada autor al vender sus libros o cada desarrollador al vender su software.  El info producto es una publicación y las políticas que le protegen debe reservarle todos los derechos de autor sobre la obra, sobre las actualizaciones y sobre obras derivadas.  Los derechos de autor pueden variar según la jurisdicción desde donde el autor hace negocios, o si se trata de un ente corporativo, desde donde fue registrado.  Sin embargo, la mayoría de las jurisdicciones permiten a los autores registrar sus obras, con el fin de proveerles remedios legales si les violentan dicho derecho.  Quiero aclarar que no estoy diciendo que si te reseñan, o lo citan le causaría un inconveniente.  Por el contrario, eso sería deseable para posicionarte.  Pero si un buen día, alguien compra tu curso, toma el contenido de la obra, le cambia 10 palabras y lo lanza con su imagen, generando millones (contrario a ti), te dolerá en el alma no haber registrado el derecho de autor desde el principio.  Te dolerá no tener la alternativa de sacar del juego al infractor inmediatamente y te dolerá mucho más tener que entrar en un pleito de mucho tiempo y dinero para reivindicar tu derecho.  O en la alternativa, resignarse.

Es importante que reconozcas que el éxito de tu info producto dependerá a corto y a largo plazo de cuan sólido y seguro esté.  Por último, te ofrezco 3 consejos importantes, en relación a las políticas:

  1. No las saques de un producto “parecido” al tuyo y le des “copy & paste”. Consulta su creación con un profesional del derecho, podrías estar dejando material importante fuera, o aplicando fundamentos equivocados.
  2. No pienses que es un gasto que puede esperar. Se trata de una inversión, no un gasto.  Y no puede esperar, porque es uno de los primeros pasos de solidez para tu negocio.
  3. No las publiques como letra muerta. Haz valer cada cláusula, cumple con ellas, actualízalas, vigílalas y enmiéndalas, según va cambiando tu producto.  Recuerda que como la sociedad, la ley es dinámica y cambiante.

Te invito a que consideres los beneficios de tener una política adecuada en tus páginas de internet, y en tu negocio.  Consulta su creación con tu abogada y lanzate a mantener tus derechos, a tu alcance.

Si tienes un info producto o te encuentras en la creación de uno, puedes contactarme para consulta o creación de políticas a consulta@lizmarylopez.com.  No olvides seguirme en FB dándole LIKE a Lizmary López y en Twitter @LizmaryLopez para que no te pierdas de las actualizaciones y los consejos legales que estaré ofreciendo.