“Llevo 10 años con mi esposa y me quiero divorciar y quitarle todo lo que es mío.

No nos casamos por lo legal, pero le entregué mi vida entera.”

Es muy común que las personas hagan esa mismita expresión. El Divorcio requiere de mucho más que el deseo de separarse de las partes.

Conoce 3 de los requisitos necesarios para divorciarte

1.“Por lo legal…”

La única forma de estar casado en Puerto Rico es habiendo contraído matrimonio ante un oficial autorizado por ley, y que se haya cumplido con los demás requisitos que la ley dispone. Contrario a otras jurisdicciones, en Puerto Rico no se adquieren derechos matrimoniales por el mero transcurso del tiempo, tampoco se consideran casados los que conviven por cierto tiempo y no se reconocen las uniones de hecho o convivencias, a los fines de conceder derechos.

Es importante que el matrimonio sea válido en ley, para que el divorcio cumpla con sus propósitos y tenga el efecto deseado. Los matrimonios que no cumplen con la ley pueden ser nulos o anulables. Eso lo explicaremos en otra publicación. Por tanto, el primer requisito para poder divorciarte, es estar bien y legalmente casado.

OJO: Casarse en la iglesia (cualquier iglesia), por un ministro con licencia vigente, es equivalente a casarse ante un juez.

2. Tiempo de residencia o causal.

Para que un Tribunal de Justicia pueda declarar disuelto el vínculo matrimonial existente entre los esposos, será necesario que por lo menos una de las partes haya residido en Puerto Rico por lo menos un (1) año antes de la solicitud de Divorcio, o que la causal se dé en Puerto Rico.

Por ejemplo, si dos recién casados vienen de luna de miel a Puerto Rico y la esposa se va a bucear y al regreso encuentra al esposo acaramelado con otra. La esposa puede solicitar el divorcio en Puerto Rico porque la causal se dio aquí.

Otro ejemplo: María y José viven en el Bronx hace 5 años y su relación estaba cuesta abajo. Deciden venir a Puerto Rico a vacacionar, a ver si la relación mejora. María se levanta el segundo día de las vacaciones y va al Tribunal a divorciarse. El Tribunal no puede divorciarlos porque no se cumple con el requisito del año de residencia o de ocurrencia de causal.

OJO: Es importante distinguir entre Domicilio y Residencia. El requisito es de residencia, no de domicilio. También debe considerarse la causal y la voluntad de las partes.

3. Comenzar.

Para poder divorciarte necesitas comenzar la acción legal. Contrario a otros países, en Puerto Rico no se considera disuelto el vínculo matrimonial por el paso del tiempo, por la separación, el abandono de uno de los cónyuges o por una nueva relación de convivencia. Es necesario que se le presente al Tribunal una demanda o una petición, se pase prueba y sea el Tribunal quien declare el vínculo disuelto. Para un divorcio por consentimiento mutuo es necesario que los peticionarios presenten la Petición juramentada, con todas las incidencias del matrimonio acordadas (por ejemplo, división de bienes, custodia, relaciones filiales) y claro, con los comprobantes correspondientes. Para un divorcio por alguna de las causales como Separación, Adulterio o Ruptura Irreparable, es necesario que la parte promovente, conocida como demandante presente la Demanada ante el Tribunal, acompañada por lo sellos correspondientes, el certificado de matrimonio, el de nacimiento de hijos menores, si existen, y los emplazamientos para que el Tribunal los expida. En estos divorcios hay que emplazar a la parte demandada y radicar el diligenciamiento juramentado por el emplazador. En otra edición abundaremos sobre las diferentes causales y el proceso de Divorcio.

No olvides seguirme en FB dándole LIKE a Lizmary López y en Twitter @LizmaryLopez para que no te pierdas de las actualizaciones y los consejos legales que estaré ofreciendo.